El futuro ¿es un lienzo que colorear?

    En una hoja cualquiera, diseño un sol amarillo

    y con cinco o seis rectas es fácil hacer un castillo

Es prácticamente imposible (totalmente me atrevo a decir), que al traducir las letras (de cualquier idioma) al español (y viceversa), se mantengan intactas cada una de sus palabras. No solo porque directamente no tengan una traducción literal si no también (y muy fundamentalmente) para respetar la melodía, lo más importante de cualquier canción. De esto va mi historia…

Por regla general, conseguida esta premisa, se procura (he de suponer) mantener la esencia del mensaje, lo que su autor ha querido expresar, aunque muchas veces se consiga apenas un ligero esbozo

Pero hay una canción que considero (además de una de las más bellas que he escuchado) una transformación insólita porqué, su traducción cambia (casi) totalmente, al punto de parecer dos canciones en una; dos versiones diferentes de una letra con la misma música y melodía.

Me refiero al tema Aquarela (Acuarela) que en 1983 compuso el gran músico brasileño Toquinho. Su (encantadora) versión española es todo un canto a la esperanza, las ilusiones, los sueños, las añoranzas de una niñez que nunca quisiéramos perder.. Así, desde las estrofas iniciales donde solo mantiene la referencia al Sol y su color, nos cuenta otras cosas

En los mapas del cielo, el sol siempre es amarillo
y la lluvia o las nubes no pueden velar tanto brillo

Su (maravillosa) versión original en cambio, si bien tiene connotaciones que dan pie a una interpretación como “la española”, extrayendo la parte filosófica podría (puede?) decirse, para mí es “más realista”: se puede soñar, se puede tener ilusiones, se puede tener una Acuarela propia (que puede ser tan hermosa como seamos capaces de crearla) sin duda, pero todo los colores (todas nuestras viviencias), al final se perderán

El futuro es una nave que intentamos pilotar
No tiene tiempo ni piedad, ni tiene hora para llegar
Sin pedir permiso cambia nuestra vida y después te invita a reir o llorar
En este camino no podemos conocer ni ver lo que vendrá
Su final nadie sabe con certeza adónde va
Vamos todos por la bella pasarela de una acuarela
que un día en fín…
descolorirá!

 
Bueno, siendo más realista que iluso (aunque me gustaría que mis ilusiones fuesen realidad), puedo igualmente variar los calificativos. La versión original es encantadora y esta traducción maravillosa:

Aprovecha, los mejores, que después no volverán.
La esperanza, jamás se pierde, los malos tiempos pasarán,
piensa que el futuro es una acuarela y tu vida un lienzo,
que colorear, que colorear…

No me queda duda alguna que conociendo muy bien las dos versiones, de cual se valió Guido Orefice, para proteger a su hijo Giosuè en La vita è bella… como tampoco hay sobre cual escogió su propio destino…

Anuncios

2 comentarios

  1. Obra maestra de Vinicius de Moraes.

    1. Sí correcto. Me quedé solo en una parte de la composición, Toquinho, porqué además de Vinicius como bien indicas, pertenece a M. Fabrizio y G. Morra. Los cuatro figuran “a partes iguales” como sus autores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s