Los paraísos fiscales son el infierno del fisco español

Desde ayer, los pobres Lunes (malditos Lunes) dan más motivos para que la pobre gente o gente pobre (¿tanto monta?) los considere el peor día de la semana. Y es que empezarla con noticias así no hace más que empeorar todas las sensaciones.

Veamos si no la información que los medios nos transmiten.

Un Gobierno cada vez más tocado, los datos del paro y los choques en el equipo económico hunden la moral (a quién le quedaba?), según publican en El País, de donde extraigo lo siguiente:

“Nada está saliendo como estaba previsto. Hace un año, el Gobierno trasladaba una idea: 2012 sería duro, en 2013 empezaría la recuperación y en 2014 el crecimiento. A las elecciones de 2015 se llegaría, pues, en buenas condiciones. Políticamente, solo había que aguantar el chaparrón con una oposición muy debilitada. Pan comido para un resistente como Mariano Rajoy. Pero todo se ha torcido. Los terribles datos del paro conocido el pasado jueves —6,2 millones— más la desoladora rueda de prensa del viernes con negras previsiones han hundido la moral del Gobierno y del PP, según diversas fuentes que matizan que Rajoy sigue siendo un resistente y los demás se recuperarán en cuanto llegue algún dato bueno, como el del paro registrado de abril en el que ya se trabaja…”

Respirar que sigue. Bruselas desmonta las previsiones de crecimiento, déficit y paro de Rajoy y, si este (y nosotros) esperábamos ayuda divina, estamos divinamente rejodidos porque Schäuble rechaza aplicar estímulos en Alemania para ayudar a España; el responsable económico de Merkel asegura que ya “hay mucho dinero y poca inversión”. so ein mist!

Luego, viendo el informativo en la sexta, explican la información difundida por El Mundo: “El 10% del PIB de España estaba en Suiza el año pasado” depositados por españoles, de los cuales unos 30.000 millones ya han huido (raudos y veloces) después de que el país helvético, que ya no quiere ser paraíso fiscal, haya empezado a cooperar con nuestra justicia.

Dicen que este dinero, de haber tributado en España, habría aliviado algo nuestra maltrecha economía. La amnistía fiscal de Montoro afloró unos 40.000 millones de euros, una cifra que podría aumentar en los próximos meses por miedo al aumento de las penas. Qué pena.

Sin embargo, todavía existen otros paraísos fiscales donde no les interesa tanto colaborar con la justicia (cuál?). Hasta 18 comisiones rogatorias pidiendo información se acumulan en países como Islas Caimán. Y se van para Barranquilla…

llevando el dinero afuera

Imagen de teinteresa.es


Así, leía en El País, un artículo de Opinión escrito por Nicolás Sartorius (vicepresidente ejecutivo de la Fundación Alternativas) donde dice “Que los pudientes no paguen impuestos es lo que pone en riesgo el Estado de bienestar”. Y el estado es biendeprimente sabiendo lo que sabemos, y en más riesgo nos ponemos leyendo lo demás

 

Vuestro paraíso es su infierno

I. No me refiero con este título a ningún pasaje bíblico. Me ha surgido de alguna neurona del cerebro ante la indignación que me produce comprobar la inconmensurable cantidad de dinero que se esconde en los paraísos fiscales con el fin de eludir el pago de los impuestos. En un reciente estudio de la Tax Justice Network se afirma que la cifra de riqueza financiera privada que se oculta al fisco, en más de 80 “jurisdicciones secretas” alcanza, como mínimo, entre 21 y 32 billones de dólares, es decir, más o menos el doble del PIB de EE UU. De esta ingente cantidad, la mitad la manejan los 50 bancos privados más importantes del mundo y, el resto, bancos más pequeños, compañías de seguros, sociedades de inversión, hedge funds, etcétera. Dinero, en unos casos de origen legal y, en otros, producto de los más variados tráficos ilícitos —corrupción, drogas, armas, seres humanos, expolio de dictadores— que se puedan imaginar. Los lugares donde este dinero se cobija fue revelado por la OCDE en su “lista negra” del año 2000 y entre ellos se encuentran las Bermudas, islas Caimán, Antigua, islas del Canal (Reino Unido), Mónaco, Gibraltar (Reino Unido), Islas Vírgenes Británicas, Lichtenstein, Singapur, Hong Kong (véase Paraísos fiscales,de J. L. Escario. Fundación Alternativas. Editorial Catarata). La cifra evadida es gigantesca si tenemos en cuenta que en un estudio del Credit Suisse de 2011 se evalúa el PIB mundial en 231 billones de dólares, lo que significa que el 10% o 1 de cada 10 dólares se encuentran en estos “paraísos”. Según el mismo informe de la TJN, los elegidos, no se sabe por qué dios, para gozar de estos paraísos no son más que 91.000 personas, el 0,001% de la población mundial, que poseerían el 50% del total ocultado. Es fácil imaginar que si esa masa de dinero tributase al tipo legal establecido en cada país de origen de los fondos, la recaudación de los Estados alcanzaría cifras suficientes para financiar varios planes marshallen distintas regiones del globo y, en todo caso, varias veces lo dedicado a cooperación al desarrollo a escala mundial. De aquí que lo que para una insignificante minoría es un “paraíso” para la inmensa mayoría es el “infierno”. Pero ¿por qué llamamos paraíso a lo que es una cueva de delincuentes? Según nuestro Código Penal —similar al de otros países— todo aquel que defrauda a Hacienda por encima de 120.000 euros de cuota tributaria comete delito y debería estar en la cárcel. Las prisiones, según esas cifras, deberían estar llenas de este tipo de delincuentes y, no obstante, están vacías.

Hay multinacionales y bancos cuya contribución al fisco es de risa histérica

II. En el caso de España, este artículo se podría titular “vuestra evasión fiscal es su desempleo y/o pobreza”. Para mí es difícil saber qué proporción del dinero de los “paraísos” pertenece a españoles, pero seguro que lo hay si pensamos que el 80% de las empresas del Ibex 35 tienen filiales en dichos “edenes”. Lo que también se sabe es que el fraude fiscal en nuestro país se sitúa entre el 20% y el 25% del PIB, es decir, entre 200 y 250.000 millones de euros sobre un PIB de 1 billón. Si aplicásemos a esa parte del PIB sumergido la misma presión fiscal que a la riqueza emergida, aproximadamente un tipo del 30%, obtendríamos una recaudación de entre 60.000 y 75.000 millones de euros, casi el triple de lo que España abona en intereses de la deuda, todo el déficit de este año, o entre 6 y 7 puntos del PIB.

Las conclusiones que se pueden sacar son bastante claras: primera, es falso que las pensiones o el Estado de bienestar sean insostenibles por falta de fondos. Es obvio que si los pudientes y grandes multinacionales no pagan impuestos, se evade más del doble que en Europa, concedemos amnistías fiscales, etcétera, nuestros derechos sociales se evaporarán. Segundo, es falso que la política de austeridad sea inevitable. Aquí no se ha vivido por encima de nuestras posibilidades, ni se ha gastado demasiado, aparte golferías bien conocidas. Aquí ha habido una fuga de dinero a los “paraísos”, una evasión masiva de impuestos, un descenso de recaudación no solo por la crisis, sino porque hay bancos y multinacionales cuya contribución al fisco es de risa histérica. El caso de Apple multiplicando sus ventas y recibiendo dinero de Hacienda es un escándalo y no es el único ejemplo. Tercero, es falso que el problema haya sido la deuda pública, que cuando empezó la crisis era la más baja de la UE (36% del PIB). La responsabilidad está en la crisis financiera, en la deuda privada, en los regalos fiscales de los Gobiernos y en la truhanería de los que no pagan impuestos. Tenemos un sistema fiscal aberrante en el que una renta media del trabajo tiene una presión fiscal superior al 40% entre IRPF e IVA, mientras las personas más ricas y grandes empresas cotizan mucho menos a través de exenciones, bonificaciones, sicavs, transacciones internas, evasiones y paraísos. Se calcula que la elusión fiscal de las multinacionales en España alcanza el 60% de los beneficios.

No son los ciudadanos los que mandan sobre el dinero, sino este sobre los que dirigen la democracia

III. Este escándalo fiscal es lo que está provocando que España pague intereses prohibitivos por su deuda; que no se pueda invertir en lo que necesitamos: I+D+i, educación, sanidad, infraestructuras, servicios sociales; que no podamos relanzar la economía e ir reduciendo el desempleo. ¿Por qué los Gobiernos no combaten con energía esta situación? En la cumbre del G-20 en Londres (2009) se dijo: “La era del secreto bancario ha terminado”. Ahí siguen los paraísos, cada vez más boyantes. Quizá ello se deba a que no es la democracia —los ciudadanos— los que mandan sobre el dinero, sino este sobre los que dirigen aquella. En mi opinión, es sobre esta cuestión decisiva en la que tienen que centrar su atención y acción los sindicatos, los partidos, los movimientos sociales, los medios de comunicación. Aquí es donde está la corrupción a lo bestia. Para cuándo concentraciones al son de “tu paraíso es mi infierno”, “tu evasión fiscal es mi desempleo”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s