La niebla de Stephen King no es más terrorífica que la de Lleida

David Drayton no cambiaría su encierro en el supermercado de The Mist, por una escena en Lleida cuando hay boira (niebla). Y es que circulando por la AP-2 (autopista Madrid-Girona, con peaje sólo al entrar en Catalunya…) a la altura de las comarcas Lleidatanas, añó sí y otro también, ha de haber algún accidente.

Accidente múltiple por la boira

La niebla provoca un accidente mútiple otra vez | foto Segre


Ayer veíamos los 22 vehículos (muchos simples amasijos de hierro y chapa) reunidos en una gran nave para la investigación, en busca de la causa del desastre. Hoy se apunta que un vehículo que ha chocado con la valla lateral habría desencadenado el accidente múltiple. El choque en cadena en Castelldans ha provocado un muerto y 12 heridos de diversa consideración.

Accidente múltiple por la boira 2

Hasta los servicios de auxilio tuvieron dificultades | foto Segre


Circulé por la zona durante mucho tiempo y con niebla que no te permite ver más allá de un par de metros; da igual las luces del coche, de hecho, cuanto más potentes a veces peor es. De noche se puede sentir hasta pánico pero es que de día, con un sol radiante arriba, dentro de ella es como una oscuridad total iluminada y piensas ¿qué hago?. En el arcén (además de estar prohibido) es impensable detenerse. Si vas rápido te aparece de la nada un camión que le vez las luces rojas cuando estás a punto de apagárselas. Si vas despacio esperas el golpe inminente de atrás. Si te detienes en un área de servicio puedes estar a salvo pero la niebla dura días (más de un mes la he vivido, sin ver el sol)…

Pero más miedo da notar cómo algunos pasan a tu lado como si tal cosa. “Ajenos al peligro” o pensando (?) que siendo tal como lo digo, lo mejor es pisar a fondo y a ver si se tiene la suerte de salir pronto de esa pesadilla… Muchas veces se intenta seguirle la estela, que “te abra el camino” pero es una verdadera locura (soy loco, lo sé). Una autopista con 3 y hasta 4 carriles en la que es imposible ver las líneas de señalización (blancas, recién pintadas, reflectantes…)

Las luces antinieblas que en condiciones normales (de visibilidad) molestan más que cuando te deslumbran con las de carretera, apenas se ven antes de 10 (o menos) metros y los captadriópticos de los vehículos que te preceden se parecen a los de mi gato el dormilón, siempre entornados por el sueño y turbios por las lagañas…

Seguramente a un londinese no se le podrá conmover con estas penumbras, pero vivir en una ciudad así, estando a veces más de un mes viendo el sol como una bombilla de frigorífico a travéz de un cristal lleno de mantequilla, da tristeza y mucho frío…

Lleida bajo la boira

Lleida bajo la boira | Foto Oscar Castelao


Lo bueno fue la primera vez que nos aventuramos a ver si era verdad que unos kilómetros fuera de la ciudad el sol radiaba normalmente y descubrimos que de algún modo, formábamos parte del cuento de King…
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s