Quien escribe los mensajes del rey también chochea

No puede extrañar que la monarquía española reciba la indiferencia, cuando menos, y crítica, rayando el desprecio, en un amplio sector de la ciudadanía. Y tampoco que cada vez sirva más a los más recalcitrantes y vestustos estamentos anclados en el pasado de la España más profunda.

Una semana después de la manifestación independentista de la Diada, en Barcelona, el Rey llama a los españoles a actuar unidos contra la crisis, advirtiendo que lo peor que se puede hacer ahora es “dividir fuerzas, alentar disensiones, perseguir quimeras y ahondar heridas”.
La cibercarta de Su Majestad
El mensaje real ha sido respaldado por el PP (cómo no) y por UPyD; simplemente respetadas por el PSOE (estos cada vez están más en medio de nada) y ha levantado ampollas entre muchos otros.

Lógicamente, en Catalunya “no se piensa que se propongan quimeras” y sí, que “se aportan soluciones”. Por eso tampoco puede esperarse otra cosa que indignación y repulsa únanime (de la población, la clase política come aparte).

Es indudable que la monarquía merece un respeto y consideración mayor de la que se le tiene pero es ella quien se lo niega. Resulta bastante patético o cuando menos irrisorio, leer en tan inoportuno (excepto para el gobierno que tan desafortunadamente atiende) mensaje, menciones al trabajo, esfuerzo, mérito, generosidad, imperativo ético y el sacrificio… viviendo de quien viene. Sólo el diálogo más o menos le encaja y eso cada vez lo hace peor.

Particularmente, hace mucho tiempo que Su Majestad me sobra. Verlo participar en la cazería de Bosuna y posando orgulloso ante un elefante (animal en peligro de extinsión) muerto, no me deja la más mínima duda del verdadero calado de la aristocracía que representa.

Luego vendrá el “Lo siento mucho. Me he equivocado. No volverá a ocurrir”, pero ya va siendo hora que no tenga que arrepentirse: que se dedique a cuidar los nietos y vigilar a sus yernos, que buena falta le hace.

Mejor estaría (y estaríamos) si se aplicara su sonado “¿Por qué no te callas?”, y ejerciera realmente, las funciones que se le atribuyen.

La verdadera quimera es creer (aunque pensar sea posible), que la monarquía sirva para algo más que lucir títulos nobiliarios.

Anuncios

2 comentarios

  1. como no tuviste ocasión de leer te cuelgo mi fábula de “La caza del Elefante VS Zorrilla”

    Según wikipedia, se denomina cazeria a aquella actividad o acción en la que se captura algo, generalmente un animal.

    Por ejemplo:

    – Hoy voy a cazar a un ELEFANTE

    – esta noche voy a cazar a una ZORRILLA .

    Antaño el humano comenzó a cazar para subsistir, y en muchas partes del mundo así sigue siendo.

    La caza de subsistencia se realiza con la finalidad de satisfacer las necesidades de grupos humanos donde la disponibilidad de especies cinegéticas es alta.

    Por suerte donde yo vivo, el elefante no abunda, a diferencia de la zorrilla, cuya disponibilidad a altas horas de madrugada es muy elevada y de varios tipos.

    Así que, déjense de elefantes y pongan una zorrilla en su vida, aunque ello les cueste la cadera.

    pd: no hay zorrillas feas, hay copas de menos…al día siguiente siempre estaran a tiempo de pedir disculpas.

    1. Le dí a responder y me quedé sin respuesta… si fuese en Facebook le hubiese dado a Me gusta…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s