Cuánto pesa una nube y qué pasaría si se nos cae encima?

Después de salvarnos del viernes 11 y pasar por el sábado 12, mirando a todos lados aún esperando algo, llegamos a este domingo 13 donde el sol se escondió de repente, cansado de vernos renegar de sus rayos uva. Llamó a un ejército de hidrometeoros que se formó casi sin darnos cuenta, “Nubes, mearos encima de estos cretinos, ahogarlos de una vez por todas…” parece haber dicho; no puedo asegurar que fuese eso, estaba distraído.

Pero el cretino es él. Si cree que un día cualquiera, sin simbolismos añadidos, vamos a preocuparnos por cataclismos. Puede llover cuanto quiera, cuando vuelva a asomarse nos encontrará de nuevo: angustiados, preocupados y hastiados como siempre, siguiendo algún sendero como las hormigas, aunque no sepamos con qué fin, ni dónde esté nuestro hormiguero.

Había amanecido nuboso, con unas nubes que por desconocer la materia, no me imaginé que se convirtieran en una sola, muy gris y con apenas contornos y tan rapidamente. Viendo los diferentes tipos de nubes, tan de repente como la lluvia me da por pensar ¿es posible que se nos puedan caer encima? y si lo fuese ¿qué nos pasaría?, ¿cuánto pueden pesar las nubes?. Y es que cuando me pongo a pensar…

Como no tenía ni idea, me puse a buscar y me entero que es algo que a más de uno le interesó antes (siempre llego tarde). Casi todos tratan el tema como si hubiesen asistido a la misma clase, y más de uno parece que no asistió y les pidió los apuntes para contarlo tal cual. De unos y otros conseguí datos para localizar al master, y asegurarme directamente.

Tomando como base un cúmulo (la típica nube algodonosa de cuando hace buen tiempo) de 1×1× kilómetros situada a 2 kilómetros de altura nos da la respuesta científica. Utilizando la ley de los gases ideales calcula que la densidad del aire seco a esa altura es de 1,007 kg/m3, mientras que la del aire húmedo es de 0,627 kg/m3, y teniendo en cuenta que la cantidad de aire húmedo en una nube es de aproximadamente un 0,9%, resulta que la densidad de una nube es de:

(99,1 × 1,007 kg/m3 + 0,9 × 0,627 kg/m3;)/100 = 1,003 kg/m3

Así, nuestra nube de 1 kilómetro cúbico pesaría la friolera de 1.003.000.000 kilogramos, o, si lo prefieren, algo así como 1.003.000 toneladas.

Como hay nubes con más y menos contenido de agua y de tamaños muy distintos, este cálculo puede variar mucho; el concepto es quedarse con que las nubes pesan un montón y nos harían papilla líquida instantáneamente…

Pero tranquilos, nunca se nos van a caer encima porque el aire húmedo es menos denso que el aire seco. Dando por supuesto que se encuentren a la misma temperatura y presión, en un litro de aire húmedo hay el mismo número de moléculas que en un litro de aire seco. Será más denso (pesará más) el gas que contenga moléculas de mayor masa.

El aire seco es básicamente, una mezcla de O2 y N2, cuyas masas moleculares son 32 y 28, respectivamente.

En aire húmedo, parte de estas moléculas se ven desplazadas por vapor de agua H2O, cuya masa molecular es de 18.

En consecuencia, el aire húmedo será más ligero.

Hay que ver lo que da de sí un domingo lluvioso. Que el sol salga cuando quiera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s